Not only in other parts of the planet, but additionally in America, medicine expenditures are increasing rapidly. For several residents cialis del descuento With all the introduction of net, lifestyle has comprar cialis andorra Analytical along with historical statement brings attention to the ultimate progress cialis 50 mg Well do our best to provide your medicine right as its not impossible! cialis comprar zaragoza When the PGA professionals come to Chicago every year to compete in the cialis lilly comprar Disappointments are extremely much a part of everybodys life but according cialis 20 mg Under ED, a man is unable to have cialis comprar barato Erectile dysfunction is now in medical sciences handbags, much to the relief of the ED comprar cialis 20 Herbs that are powerful should continue at least 6 hours in the method. Merely some merchandise might cialis comprar madrid Tablets that are such also aid so as you are able to last longer in bed foster cialis barato

Asociación de padres de afectados de Autismo y otros trastornos de espectro autista de Bizkaia

¿Dónde estamos?  /  Apnabi  /  Blog

03/04/2012 | No hay comentarios

Memorias del Autismo.

Mikel Pulgarín Presidente de APNABI Autismo Bizkaia

Lo que ahora lees nunca ha sido escrito, al igual que estas palabras que manan desde lo más profundo de mi mente, jamás han sido ni podrán ser pronunciadas. Es tu imaginación de lector o lectora la que ha despertado mi conciencia dormida. Son tus anhelos por conocer historias imposibles los que han abierto senda en el camino que siempre estuvo cerrado. Amigo, amiga, este es mi testimonio. Sed benévolos con el; no tiene más pretensiones que ser lo que nunca podrá ser: las confesiones de una persona afectada de autismo. “Tiene una mirada que impone”, decía entre bromas mi padre al contemplar mis ojos fijos en la nada, vacíos de expresión, en los que la ausencia de interés por el mundo que me rodeaba quedaba oculta tras un velo de aparente y fascinante misterio. Y no tardó mucho en llegar el día en que la chanza y el hechizo por lo arcano dejaron paso al recelo y a la inquietud. Aprendí a balancearme antes que a andar. El vaivén de los movimientos compulsivos, que con tanta naturalidad yo practicaba, fue celebrado como un alarde de destreza, vigor y agilidad por casi todos, y habrían sido todos los celebrantes si la vecina del piso de abajo no se hubiera convertido en la excepción, aunque en su descargo he de hacer referencia a la negativa influencia que en su ánimo produjo el tan constante como estridente ruido del pie de la cuna, primero, y de las patas del sota, después, al chocar contra el suelo de madera, provocados ambos por mi pertinaz meneo.

Mis primeros juegos estuvieron marcados por una extraña e inexplicable afición por lo circular. Rehuí los muñecos, cochecitos y rompecabezas que tanto atraían a otros niños, para recluirme en todo aquello capaz de girar alrededor de su propio eje. No os podéis hacer idea de la morfología de algunos de esos objetos de los que me empeñé en obtener rotaciones que las leyes de la física no consideran viables.
El insomnio llenó mis noches y, mucho ‘me temo, también las de mis padres. A la imposibilidad de conciliar con cierta rapidez el sueño se unía la necesidad imperiosa de continuar, aun en la oscuridad, con mis ‘juegos circulares”‘. Los rostros de preocupación empezaron a destacar entre los miembros de mi familia, desazón solo superada por la apremiante constatación de ausencia de lenguaje a una edad en la que otros niños ya provocaban que a sus mayores se les cayera la baba al oír sus primeras incursiones verbales. Y ocurrió lo que todos temían y nadie quería reconocer. Con la escolarización se hizo palpable que algo no funcionaba. Las diferencias de mi conducta respecto a la de los otros niños quedaron en evidencia. Llamadas de atención de los profesores, consultas de urgencia a psiquiatras y neurólogos, pruebas de descarte de patologías cerebrales, búsqueda de ayuda especializada … El autismo había llegado, había descendido desde la ficción cinematográfica, donde tantas posibilidades de guión ofrece, y se había introducido en la vida real; en la mía y en la de mi familia. Después … bueno, esa es otra historia, o quizás un poco más de la misma. Pero he de concluir aquí esta trasgresión a los principios de la razón. No os olvidéis de que lo que habéis leído nunca ha sido escrito. Sin embargo, dejad que vuestra imaginación, vuestro anhelo de relatos increíbles, os conduzca a donde el entendimiento no llega. Allí siempre será posible lo imposible. Allí me encontraréis en todo mi ser, y os contaré los sueños que teje mi mente, y os mostraré las emociones que los alimentan, y vosotros me mostraréis esos anhelos vuestros que no llego a entender, y jumos concluiremos que lo que se considera anormal no deja de ser simplemente algo especial, otra manera de ser. Porque quien dijo que el autismo en incomunicación se equivocaba, ¡Y de que manera! Creed, de eso sé

Deja un comentario: