Not only in other parts of the planet, but additionally in America, medicine expenditures are increasing rapidly. For several residents cialis del descuento With all the introduction of net, lifestyle has comprar cialis andorra Analytical along with historical statement brings attention to the ultimate progress cialis 50 mg Well do our best to provide your medicine right as its not impossible! cialis comprar zaragoza When the PGA professionals come to Chicago every year to compete in the cialis lilly comprar Disappointments are extremely much a part of everybodys life but according cialis 20 mg Under ED, a man is unable to have cialis comprar barato Erectile dysfunction is now in medical sciences handbags, much to the relief of the ED comprar cialis 20 Herbs that are powerful should continue at least 6 hours in the method. Merely some merchandise might cialis comprar madrid Tablets that are such also aid so as you are able to last longer in bed foster cialis barato

Asociación de padres de afectados de Autismo y otros trastornos de espectro autista de Bizkaia

¿Dónde estamos?  /  Apnabi  /  Blog

27/07/2015 | No hay comentarios

Los diagnósticos son muy distintos pero también lo son las respuestas que se dan en cada caso

• Las familias son las que mejor conocen a sus hijos, por eso es muy importante acudir a consulta

Montserrat Clavero es la coordinadora del área de consultas, que nos habla del proceso que sigue una familia desde que hay una sospecha de un TEA.

Las familias son las que mejor conocen a sus hijos, conviven con ellos, es por eso por lo que que si se está preocupado por como interactúa con ellos o con los niños de su edad lo mejor es consultar. Para M. Clavero es fundamental que se tome esta medida. Y cuando deciden acudir a APNABI es porque se han dado cuenta de que algo ocurre, lo hacen preocupados porque son conscientes de que el TEA es algo con lo que se convive toda la vida.

De cara a conocer la situación de cada uno, desde APNABI se les solicita entre otras cosas, que hablen de su día a día, de las necesidades, etc. a fin de conocerles y ver de qué manera se va a poder responder. En este sentido los recorridos pueden ser muy distintos, yendo desde la atención temprana hasta dar la validación de un diagnóstico o del tratamiento.

Normalmente sus seres queridos están interesados en las actividades de la asociación -asesoramiento escolar, centros, etc.-, ya que, especialmente en el caso de los más pequeños la familia es una parte muy importante, y estas lo que buscan a través de la asociación es poder ayudarles.

El primer indicio de este trastorno suele llegar a los 18-24 meses, cuando existe una falta de lenguaje. Estos indicios se dan en el colegio, cuando todos cogen la rutina y el niño o niña con TEA no se orienta, no se adapta, etc. En ese momento suena la alarma entre familia y colegio y es entonces cuando su entorno decide acudir a consulta, siguiendo siempre un protocolo que viene marcado por una derivación profesional o una iniciativa familiar. Lo principal es orientar a que el/la niño/a este bien atendido/a.

La forma de manifestarse no es siempre la misma, de hecho, hay ocasiones en las que suele costar darse cuenta de que existe un problema, por ejemplo, con las personas con síndrome de Asperger. Estas desarrollan un muy buen lenguaje pero no deja de ser un lenguaje que se utiliza de una manera peculiar. Además, siempre, en el caso de que exista un trastorno generalizado del desarrollo habrá que trabajar para mejorar. Por suerte, cada día hay mayor sensibilización, lo que ayuda a que se detecte antes y de mejor manera.

A día de hoy, es frecuente diagnosticar trastornos de menor gravedad, y son desde las propias afectadas y sobre todo los allegados los que acuden a APNABI en busca de ayuda. En general, suelen ser las familias las que toman la iniciativa cuando se dan cuenta de las limitaciones sociales existentes, entre otras cosas, preocupadas de cómo será su futuro cuando ellos no estén. Actualmente algunas familias observan preocupadas como sus hijas e hijos tienen como único modo de relación las redes sociales, encerrados en un entorno virtual, sin percibir la necesidad del contacto directo con los iguales.

Una de las preguntas más frecuentes es: “¿Qué va a ser de mi hijo en el futuro?”. Hay que tener en cuenta que la evolución de cada persona será distinta -depende de la problemática, de los apoyos recibidos, etc.- y en función del contexto habrá problemas específicos. La trabajadora social tiene un papel muy importante a la hora de explicarles a las familias que es APNABI e incluirles dentro de la asociación. También, pensando en el mañana existe un programa de asesoría jurídica.

En lo que refiere al propio centro de consultas, en él se ofrece atención individual y en grupo, partiendo de que cada una de las personas que llega es muy distinta. Puede ser bien porque existan problemas con el lenguaje, en la comunicación o bien a la hora de interactuar e incluso en los intereses, que muchas veces son repetitivos y descontextualizados. Esto se debe a que las personas con TEA no identifican facilmente las claves sociales. Por eso es necesario acompañar a cada persona en su proceso, cuando y de la manera que lo necesite. También es importante saber que hay características que se asocian con el autismo y que solo aparecen en una parte de casos: las grandes dificultades del lenguaje -ausente o muy limitado- y de la inteligencia – cociente intelectual bajo-.

A medida que se avanza en el conocimiento de los TEA se han podido definir diferentes niveles de gravedad: personas sin apoyo que tienen dificultades para iniciar la interacción y para el cambio de actividad; personas que tienen dificultades marcadas por la comunicación verbal y no verbal y una interacción limitada a sus intereses; y las que tienen una mínima respuesta e iniciativa para la relación pero los cambios les producen un malestar muy importante.

Es fundamental el trabajo en todas las áreas: en el lenguaje, en la interacción social, en el aprendizaje, los conceptos abstractos… Sobre todo porque no existen medicamentos que curen el autismo, los medicamentes son para problemas específicos -dificultades en el sueño, ansiedad, etc.-. El mito de que la medicina lo va a curar todo no responde a la realidad de que, hoy por hoy, no hay medicaciones que influyan en los síntomas del autismo.

Los programas existentes dentro del área de consultas son el programa clínico -de diagnóstico y los tratamientos psicológicos y psiquiátricos- y el de atención temprana -técnicas para trabajar con niños y niñas entre 0 y 6 años que tienen un trastorno del desarrollo y para ello se utilizan diferentes estrategias.. Entre las actividades que se realizan está el poder desarrollar las habilidades de forma individual o en grupo, a fin de ayudarles a entenderse a sí mismos y ayudar a entender a los demás, para así poder entender el mundo en el que viven.

Los 0 a los 6 años es cuando hay que empujar el desarrollo, en la edad escolar hay que adaptar los entornos para que puedan tener el mejor desarrollo posible, y la vida adulta es el momento de ajustar las expectativas -con cada persona y con los que les rodean-. Habrá quienes puedan hacer cosas como desenvolverse por sí mismos y otros sin embargo, necesitarán apoyo. Por eso, APNABI como asociación debe estar al tanto de todas las necesidades de las personas si ellas lo desean, pero en cada caso la intensidad de atención que pueden necesitar será diferente, y es algo a tener muy en cuenta.

Entre los cambios más significativos que ha habido en los últimos años es que ahora se benefician de una atención temprana y apoyos a lo largo de todo su ciclo vital. Es decir, se pueden modificar parcialmente los trastornos, entendiendo además que el planteamiento con cada persona y cada familia ha de ser diferente.

Se ha pasado a una atención basada en resultados personales -de la familia, del niño-. Y también en las practicas basadas en la evidencia científica -hoy en día se sabe que funciona y que no-. Es importante tener en cuenta que las expectativas de curación pueden hacer que no se trabajen cosas que una persona verdaderamente necesita, de ahí que sea importante entrar cuanto antes en atención temprana. Así mismo, cabe destacar que es importante intervenir las 24 horas del día y esto supone que hay que saber entender muy bien a los más pequeños y que es necesario que familias y profesionales colaboren para que estos reciban toda la atención necesaria para evolucionar, dentro de su entorno y no multiplicando hasta el agotamiento los recursos especializados.

Deja un comentario: