Not only in other parts of the planet, but additionally in America, medicine expenditures are increasing rapidly. For several residents cialis del descuento With all the introduction of net, lifestyle has comprar cialis andorra Analytical along with historical statement brings attention to the ultimate progress cialis 50 mg Well do our best to provide your medicine right as its not impossible! cialis comprar zaragoza When the PGA professionals come to Chicago every year to compete in the cialis lilly comprar Disappointments are extremely much a part of everybodys life but according cialis 20 mg Under ED, a man is unable to have cialis comprar barato Erectile dysfunction is now in medical sciences handbags, much to the relief of the ED comprar cialis 20 Herbs that are powerful should continue at least 6 hours in the method. Merely some merchandise might cialis comprar madrid Tablets that are such also aid so as you are able to last longer in bed foster cialis barato

Asociación de padres de afectados de Autismo y otros trastornos de espectro autista de Bizkaia

¿Dónde estamos?  /  Apnabi  /  Blog

19/10/2012 | No hay comentarios

Hogar Goikoa: Segunda escapada del año. Ramales de la Victoria.

Dentro del programa de ocio 2012 del “hogar Goikoa” del área de Viviendas de Apnabi, un grupo de 5 residentes y tres monitor@s nos fuimos de fin de semana a una preciosa casa rural de Ramales de la Victoria (Cantabria).
Según nos íbamos montando en la furgoneta quedaba claro que todos teníamos muy claro a donde íbamos y para qué: A Ramales a pasar un fin de semana de descanso y vacaciones.

Yendo hacia allí se palpaba la ilusión. Al llegar, tras ordenar las cosas y recorrer la casa y el jardín, decidimos subir el monte de al lado de la casa, de mucha pendiente, ¡que mejor para empezar el fin de semana que una buena dosis de actividad física!
Tras la cena y un rato de relax en el salón dormimos a pierna suelta.

El sábado por la mañana nos acercamos a Laredo, dimos un paseo por la playa, tomamos unas rabitas, y algún valiente también se dio un chapuzón. Después de comer bien y la sagrada siesta, estuvimos disfrutando del bonito jardín de la casa y preparando la barbacoa de la noche.
Por supuesto, llegada la hora, dimos buena cuenta del chorizo, la costilla y la morcilla.

El Domingo volvimos a Goikoa, tras haber pasado el fin de semana relajados, disfrutando y cargando pilas en un precioso entorno, ¡como debe de ser!

Deja un comentario: